Dejar atrás la procrastinación

Últimamente la procrastrinació se ha puesto de moda, de hecho todos procrastinamos en algún momento porque que dejemos para mañana lo que tendríamos que hacer hoy. Es como una lucha entre nuestra voluntad para hacer una tarea y las pocas ganas que tenemos de hacerla. No pasa nada si es pasajera pero si se instala en nosotros puede llevarnos a una situación complicada, donde los deberes para hacer se acumulan hasta el infinito.

Hay tres formas de procrastinación:

  • Evasión: evitar empezar una tarea por miedo al fracaso.
  • Activación: retrasar una tarea hasta que no hay más remedio que hacerla.
  • Indecisión: intentar hacer la tarea pero sin decidir cómo hacerla.

Este comportamiento enfermizo, indistintamente de las formas en que se presente, puede superarse gracias a la Regulación Emocional Comportamental, mediante la conexión con el malestar emocional que provoca esta procrastinación y, a continuación, con las sensaciones corporales asociadas hasta limpiar el malestar emocional y eliminar definitivamente la procrastinación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.